EVENTS CALENDAR

Recent News

La economía ante la nueva temporada de huracanes
Published Sunday, June 2, 2019 5:00 am
by Gustavo Vélez

La economía ante la nueva temporada de huracanes

Han pasado 20 meses del impactó de María, y claramente la economía aún no se ha recuperado totalmente del impacto devastador del evento natural. La tragedia atmosférica nos sorprendió en un momento de vulnerabilidad económica y fiscal, pues batallábamos con una larga depresión y la quiebra financiera del gobierno.

Son muchos desafíos para una isla que por décadas, gozó de la bonanza y una vida relativamente buena. Otros huracanes nos han golpeado, pero ninguno como María, y mucho menos con el país de rodillas por los demás retos.

De cara a la nueva temporada de huracanes, que comenzó el 1 de junio y se extiende hasta el 30 de noviembre, la atención está enfocada en las posibilidades de que nuevamente nos impacte otro huracán.

El objetivo de este análisis es evaluar el estado actual de la economía, de la recuperación y los efectos que podría tener otro evento natural sobre Puerto Rico.

No aspiramos a ser pesimistas, y mucho menos crear pánico, sino proveer unos escenarios para que el sector comercial y la comunidad general puedan tener un marco de referencia y estar preparado para otro evento.

Como punto de partida, creo que es importante cuantificar cual fue el impacto económico del huracán. Los estimados ubican el costo global de María sobre la economía en $80 mil millones. Esto representa pérdidas en los negocios, en la infraestructura, casas, interrupción de negocios, y todos los costos materiales asociados a la destrucción creada por la tormenta.

A pesar del alto costo que representó el huracán, hasta el momento, las ayudas por parte del gobierno federal para reconstruir a Puerto Rico apenas ascienden a $45,000 millones. Las peticiones que han hecho el gobierno local y la propia Junta de Supervisión Fiscal al Congreso para incrementar las ayudas no han tenido éxito.

A lo anterior hay que agregarle que luego de María, otros eventos naturales han impactado a otros estados de la nación, como Texas, Florida, y Carolina del Sur, lo que ha obligado a la Casa Blanca y el propio Congreso a maximizar los recursos limitados de FEMA y de otras agencias.

Otro factor adverso a la causa local es el tenso ambiente político en la capital federal, donde el tema de los esfuerzos de la recuperación de Puerto Rico ha quedado atrapado en el fuego cruzado entre demócratas y republicanos. La ayuda no está fluyendo como se esperaba, lo que ha tenido el efecto de debilitar el moderado proceso que se evidenció