EVENTS CALENDAR

Recent News

Prioridad a la educación y salud mental de la niñez
Published Monday, May 6, 2019 5:00 am
by El Nuevo Día

Prioridad a la educación y salud mental de la niñez

El nuevo informe científico que confirma los estragos emocionales presentes y potenciales de la experiencia traumática vivida por nuestros niños a raíz del huracán María, da dirección al diseño de los servicios educativos y de salud mental que serán indispensables para la recuperación plena de Puerto Rico.

El estudio, publicado la semana pasada, del que participaron investigadores puertorriqueños y de Estados Unidos, por iniciativa del Departamento de Educación (DE), revela que nuestros niños y jóvenes presentan altos niveles de síntomas del síndrome del estrés postraumático, así como rasgos depresivos. La publicación destaca que los resultados son ya utilizados para guiar prácticas basadas en evidencias con objetivos definidos y sostenibles que mejoren la salud mental de la niñez.

La investigación explora la magnitud de los desastres naturales y los síntomas de salud mental entre jóvenes latinos, y amplía el foco para incluir una amplia población de estudiantes de escuelas públicas. De una muestra de 96,108 estudiantes de entre tercer y duodécimo grado, tomada a través de las siete regiones del sistema de educación pública de la isla, el informe da cuenta de que 6,900 —el 7.2%— presentó síntomas clínicos significativos del desorden de estrés postraumático (PTSD) o de depresión. Más del 30% —la mayoría niñas— percibió que sus vidas o las de sus seres queridos estuvieron en riesgo, factor con alto potencial de producir PTSD.

El estudio aborda la investigación y las alianzas como vías para responder a las dificultades de los sistemas público y social. En este caso, permite al DE tomar decisiones basadas en los hallazgos para, de forma más eficiente y efectiva, destinar recursos a las áreas de mayor necesidad. Los servicios contarán con la asistencia de la Universidad Médica de Carolina del Sur, entre otros colaboradores de Estados Unidos y Puerto Rico que faciliten proveer adiestramientos, seguimiento y consultoría sobre el cuidado dirigido al manejo de trauma y para el desarrollo de resiliencia entre maestros, trabajadores sociales y sicólogos.

Según el estudio, del total de participantes, el 58% ha tenido un amigo o miembro de la familia que emigró tras el huracán; el 48% dijo que su hogar sufrió daños; el 32% experimentó falta de alimentos o agua y el 17% no tuvo electricidad por entre cinco y nueve meses