EVENTS CALENDAR

Recent News

Avanza la ruta hacia la inclusión laboral femenina
Empresas se lanzan a atajar barreras que dificultan el ascenso de más mujeres a puestos gerenciales y directivos, mediante la implementación de diversas iniciativas
Published Sunday, March 10, 2019 5:00 am
by Rut N. Tellado Domenech
Shutterstock

Los patronos en Puerto Rico están cada vez más conscientes de la importancia de implementar iniciativas dirigidas a fomentar la equidad, la diversidad y la inclusión de las mujeres en el lugar de trabajo, de acuerdo con expertos del sector privado y del gobierno.

Se trata de prácticas que no solo ayudan a las organizaciones a cumplir con leyes estatales y federales contra el discrimen, sino que tienen el potencial de elevar los niveles de compromiso del personal, aumentar la retención de talento y mejorar el ambiente de trabajo, la productividad y los resultados de negocio.

Son medidas que además de aspirar a lograr igual paga por igual trabajo para mujeres y hombres o implantar políticas de cero tolerancia al hostigamiento sexual en el empleo, buscan que más féminas asciendan a puestos directivos en las empresas al lidiar con las barreras que estas enfrentan en su progreso laboral.

El estudio “Mujeres directivas: construyendo un plan para la acción”, que consistió de una encuesta realizada a 4,900 directivos de empresas en 35 economías de todo el mundo por la firma de contabilidad y asesoría Grant Thornton, arrojó que la mayor barrera para el progreso de hombres y mujeres es la dificultad de encontrar tiempo para mejorar sus habilidades en el trabajo a la vez que cumplen con sus responsabilidades laborales básicas. Esta fue seguida por: la falta de acceso a oportunidades de desarrollo, la falta de acceso a oportunidades de “networking” y las responsabilidades de cuidado fuera del trabajo.

Aunque el informe, revelado la pasada semana, no brinda datos específicos sobre Puerto Rico, María de los Ángeles Rivera, socia de contribuciones de Kevane Grant Thornton, indicó que en la isla existen esas barreras. “Lo vemos mucho en las responsabilidades que tienen las mujeres fuera de la oficina, sea cuidando a sus hijos o a sus padres. Es una de las barreras más grandes, especialmente en Puerto Rico, donde hay una gran población envejeciente al cuidado de hijas e hijos que trabajan”, planteó.

Esas responsabilidades que tienen las empleadas una vez salen del trabajo, en ocasiones, les restan tiempo para oportunidades de “networking” para afianzar conexiones con colegas y clientes. “Suelen ser actividades, como beber después del trabajo o jugar golf, que tienen lugar después