EVENTS CALENDAR

Recent News

La agenda económica tiene que inspirar confianza
La inestabilidad que se percibe en el gabinete económico del gobierno, ante los controvertibles y súbitos cambios de liderato, en nada abona a la confianza que debe respaldar la estrategia para la recuperación de Puerto Rico.
Published Wednesday, January 30, 2019 5:00 am
by El Nuevo Día

Por El Nuevo Día

El gobierno tiene la responsabilidad de garantizar estabilidad y confianza en los pasos conducentes al saneamiento de las finanzas públicas, lo cual incluye la adecuada puesta en vigor de profundas reformas estructurales. En esta ecuación, el Departamento de Hacienda es crucial. Sus funciones incluyen lograr el nivel de recaudos que apoye las metas de equilibrio fiscal, la reestructuración de las obligaciones y el regreso a los mercados de inversión.

Otra tarea prioritaria de Hacienda es encaminar los nuevos cambios contributivos, un eslabón en la aspiración a una reforma que inyecte eficiencia al andamiaje de incentivos económicos y sociales, como parte de la necesitada justicia tributaria. Su misión es también combatir la evasión y velar por la eficiencia e integridad de sus propias operaciones. Todo ello es cónsono con la rendición de cuentas que los contribuyentes exigen.

Las circunstancias que rodean la abrupta renuncia de Teresita Fuentes a la jefatura de Hacienda y su reemplazo casi inmediato por Raúl Maldonado, anterior titular de la agencia, crean un clima de confusión en torno a visión sobre la política pública económica y la forma de ejecutarla.

Maldonado también fue designado titular de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, en medio de una investigación oficial sobre contratos otorgados mientras él dirigía Hacienda. Las autoridades son responsables de que la pesquisa se complete de forma adecuada.

Los puntos de tensión incluyen el alcance de la figura del principal oficial financiero del gobierno (CFO), creado mediante orden ejecutiva, ante posibles choques con las facultades del gabinete constitucional, como Hacienda. Por disposiciones de ley, esta es responsable de las labores tributarias, de tesorería y contabilidad del gobierno.

El CFO, cuya oficina debe ser creada mediante legislación, tendría ciertas facultades superiores a la de los jefes de agencia para intervenir con determinaciones de directores de compra, finanza y presupuesto de las agencias. Es pertinente aclarar su desempeño. El gobernador ha asignado la dirección principal de la estructura a Maldonado.

Parte de la tarea que el Ejecutivo debe atender, junto con la Asamblea Legislativa, es afinar la estructura que contempla la consolidación de la Oficina de Gerencia y Presupuesto en Hacienda. Este cambio surge del Plan Fiscal Certificado aprobado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF).

La