El doctor Humberto Guzmán, al centro junto a varios residentes del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, enfatizó en la importancia de proteger ese taller médico. (horizontal-x3)
El doctor Humberto Guzmán, al centro junto a varios residentes del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, enfatizó en la importancia de proteger ese taller médico. (Gerald López Cepero)

Empleados de la Administración de Servicios Médicos (ASEM) advirtieron ayer sobre los efectos que podrían tener algunas movidas administrativas que atentarían contra la estabilidad del Centro Médico, en Río Piedras.

Héctor Borrero, supervisor del área de facturación en la ASEM, indicó que la administración hospitalaria les ha informado a los empleados que serían reubicados en otras áreas.

“Dijeron que nos garantizaban trabajo, pero no se habló de horarios, sueldo y condiciones de trabajo. En esa incertidumbre, estamos”, manifestó Borrero, quien lleva 34 años trabajando en la ASEM.

Argumentó que el problema en el área de facturación es administrativo. Planteó también que cada vez que un empleado se jubila, esa plaza se congela, y que los equipos con los que trabajan son obsoletos y no han podido integrar el sistema de archivo electrónico ni han recibido adiestramientos sobre su operación

“Los empleados no tenemos culpa, pero hay poco equipo y falta personal”, manifestó.

Entre las dificultades que enfrentan, mencionó la cantidad de pérdidas que se generan por servicios de emergencia que luego no pueden cobrar, así como las bajas tarifas que pagan los planes médicos por servicios brindados en la ASEM.

Borrero también denunció que los servicios prestados por médicos que no están