EVENTS CALENDAR

Recent News

El riesgo de ignorar la prevención de la influenza
Published Wednesday, August 29, 2018 7:00 am
by Miguel Suárez Villamil

Por El Nuevo Día

Cada año en Puerto Rico experimentamos muertes a causa de la influenza. Sin embargo, muchas personas aún no le dan la debida importancia a la prevención que provee la vacunación contra este virus.

La influenza, contrario a los que muchos pudieran pensar, no es un catarro, es una enfermedad infecciosa, aguda y contagiosa, causada por un virus, que ataca a las vías respiratorias y produce fiebre, dolor de cabeza y una sensación de malestar general.

Ahora que se aproxima la temporada alta de la influenza, es importante que los adultos mayores y los niños —que son las poblaciones de mayor riesgo— se vacunen contra el virus. Debe consultar además con su médico para vacunarse contra la pulmonía, que también es prevenible.

La pulmonía es un proceso respiratorio extremadamente serio, muy fuerte y hace gran daño al paciente. Hay que prevenirlo, porque una vez te da, no hay “break”.

La temporada de influenza se extiende hasta junio de 2019, por lo que es aconsejable vacunar ahora a los niños más pequeños (el riesgo surge a partir de los seis meses y dura hasta adolescencia), así como los adultos mayores de 65 años. Estas poblaciones también están en mayor riesgo de pulmonía, por lo que se sugiere también se vacunen contra ella.

La influenza puede causar la muerte, y aunque el por ciento de mortalidad es bajo, al paciente que le ataca el virus lo sufre al 100 por ciento, y en los casos de muerte, los vemos anualmente, lo que es triste e innecesario, si se toman las debidas precauciones simplemente recibiendo las dos vacunas.

Mientras más temprano en la temporada de influenza se vacune, mayor será la protección contra el virus, por lo que este es el momento ideal para hablar con su médico y buscar su centro de vacunación más cercano.  

Si tiene dudas, consulte con su médico directamente. Es importante entender que es más peligroso que te de la influenza y te mueras que sufrir de un posible síntoma secundario de la vacuna. Es tu vida y tu salud las que están en riesgo, y eso no es ningún relajo.