Los residentes Andrés Muñiz y Pablo Marrero, junto al doctor Humberto Guzmán (en el centro) harán  su subespecialidad en ortopedia en Estados Unidos, pero confían regresar. (horizontal-x3)
Los residentes Andrés Muñiz y Pablo Marrero, junto al doctor Humberto Guzmán (en el centro) harán su subespecialidad en ortopedia en Estados Unidos, pero confían regresar. (David Villafañe)

En los últimos tres años, seis de cada 10 médicos generalistas se han marchado del país. Durante ese período, también se fueron 8,143 especialistas, y la tendencia ha incrementado levemente el último año.

Puerto Rico carece de ciertas especialidades médicas, como la inmunopatología, neuropatología y radiología nuclear, lo que provoca que pacientes tengan que trasladarse fuera del país en busca de servicios médicos altamente especializados.

En otras ramas de la medicina también es evidente esta escasez, lo que significa citas tardías y dificultades de acceso para el paciente.

“Una cita con un geneticista puede tardar hasta dos años”, reconoció el doctor Víctor Ramos, presidente del Colegio de Médicos Cirujanos.

Datos provistos por ese organismo advierten que, en la actualidad, Puerto Rico solo cuenta con un galeno especializado en medicina deportiva, cuatro cirujanos de colon y recto, dos dermopatólogos, dos cirujanos de cabeza y cuello, tres cirujanos de trauma, tres endocrinólogos pediátricos, tres nefrólogos pediátricos y dos radiólogos pediátricos.

Con una de las prevalencias más altas de cáncer y diabetes, resulta significativa la poca cantidad de médicos disponibles para atender esos pacientes en la isla.

Puerto Rico solo cuenta con 21 oncólogos, 27 hematólogos, ocho hematólogos oncólogos pediátricos y 33 endocrinólogos.

Además, a pesar del aumento en la población de adultos