EVENTS CALENDAR

Recent News

Sector farmacéutico se impone ante los retos del país
La presidenta de PIA, Wendy Perry, detalla las fortalezas de la industria local en la presente coyuntura
Published Sunday, February 17, 2019 5:00 am
by Amanda Pérez Pintado

Por El Nuevo Día

La industria farmacéutica de Puerto Rico se mantiene firme y continúa robusteciendo sus planes de negocio, afirmó Wendy Perry, presidenta de la Asociación de la Industria Farmacéutica (PIA, por sus siglas en inglés).

“Tuvimos el reto de mostrarle al mundo que nuestra industria, a pesar de pasar por el desastre más grande que ha vivido el país en los últimos 100 años (el huracán María), podía continuar el proceso de manufacturar medicamentos para el mundo entero”, expresó Perry en entrevista con Revista Negocios.

La ejecutiva indicó que el país continúa siendo un atractivo para nuevos negocios y que la industria local busca atraer nuevas inversiones de manufactura.

La industria local de biofarma se ha ganado su sitial en el mundo, ya que las medicinas fabricadas en Puerto Rico se exportan a más de 80 países y, según Perry, 11 de las principales 20 compañías biofarmacéuticas a nivel global manufacturan medicamentos en la isla.

Sostuvo, además, que la actividad económica de la industria en Puerto Rico genera una contribución fiscal de $3,000 millones anuales, lo que representa más de un tercio de los ingresos del gobierno. También, señaló que el 52.7% del total de las exportaciones del país provienen de la biofarmacéutica.

Además de la manufactura de medicinas, recalcó, Puerto Rico cuenta con varios centros de investigación para tratamientos para enfermedades como VIH, cáncer y cardiovasculares.

Destacó también que el sector farmacéutico en la isla ha avanzado en el estudio de las diversas especializaciones de la biofarmacia y que la industria local se destaca por su “expertise” sobre regulaciones tanto federales como del sistema europeo.

Al momento, generan unos 18,000 empleos directos y 60,000 indirectos, que se han mantenido estables durante la pasada década, con un salario promedio de $62,000 anuales. Estos salarios dejan al fisco unos $150 millones en contribuciones.

Con el fin de retener talento puertorriqueño