EVENTS CALENDAR

Recent News

Poca respuesta al llamado a la vacunación
Published Sunday, February 10, 2019 5:00 am
by Marga Parés Arroyo
Por El Nuevo Día
La vacunación contra la influenza se recomienda a partir de los seis meses de edad, aunque hay personas que no deben recibir la inmunización.

La vacuna contra la influenza no es obligatoria, pero autoridades salubristas –como el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés)– exhortan a la población a recibir esta inmunización como medida de protección y prevención de contagio de este virus respiratorio de fácil contagio.

“Está demostrado que la vacunación tiene muchos beneficios, como reducir el riesgo de enfermedad por influenza, hospitalizaciones e, incluso, el riesgo de muertes pediátricas relacionadas con la influenza”, sostiene el CDC en su página de internet, donde brinda información sobre esta vacuna.

A pesar de este llamado, la respuesta a esta vacunación ha sido baja, tanto en Estados Unidos como en Puerto Rico. Datos del CDC estiman que, en las últimas ocho temporadas de influenza, cuatro de cada 10 adultos se han vacunado. En Puerto Rico, mientras tanto, información provista por el Departamento de Salud advierte que, en esta temporada 2018-2019, solo unas 215,000 personas lo han hecho. Médicos advierten, además, que incluso en la comunidad médica hay rechazo.

Aunque el CDC reitera que la vacuna es segura, a nivel general aún asoman preocupaciones sobre este aspecto. Los efectos secundarios más comunes relacionados a la vacuna son leves (dolor o hinchazón en el área inyectada, dolor de cabeza, fiebre, náuseas y dolores musculares). El CDC reconoce, sin embargo, que en ocasiones pueden surgir desmayos, así como dificultad para respirar, ronquera, hinchazón alrededor de los ojos o labios, urticaria, palidez, debilidad, ritmo cardíaco acelerado o mareos.

El CDC advierte, además, que algunos estudios han revelado la po- sibilidad de que exista una relación de la vacuna inyectable contra la influenza con el Síndrome de Guillain-Barré (SGB). No obstante, acorde al CDC, estudios estiman que el riesgo de presentar el SGB después de recibir la vacuna contra la influenza es “inferior a uno